Imagen

Voy a hablar en este post de uno de los descubrimientos más sorprendentes e impactantes que he disfrutado como amante de la canción. Se trata del compositor, cantante, guitarrista y escritor (uno no sabe cuál de estas facetas tiene más importancia) Lucho Guedes.

Conocí el último disco de Lucho Guedes -“Mañana nadie se acuerda”- de forma casual, a través de Spotify. Desde la primera canción, me cautivó su inaudita voz de contralto y su maestría como guitarrista y al ir profundizando en el disco (el cual sonó de principio a fin varias veces en aquella ocasión) salieron a la luz innumerables virtudes.

Las historias que Guedes narra en cada una de sus canciones, son indudablemente fruto de un talento literario inusual en un cantautor; cada una de sus narraciones nos lleva a pensar en escritores de la talla de Carver, Azcona, Bolaño o Aldecoa, inscritas como están en la corriente realista. Sus personajes son viejos conocidos por todos los que escuchamos su música y podrían vivir en nuestro patio de vencidad. Tras unas cuantas escuchas (he de decir que el disco lleva tres meses dando vueltas en el reproductor de mi coche…), uno termina trabando amistad con los protagonistas de sus historias, protagonistas a los que trata con una deliciosa ternura.

La mirada de Guedes está puesta en la cotidianeidad más absoluta, dando oportunidad de redimirse y realizarse como seres humanos a personajes que pasarían despercibidos para la mayoría. Todas las vidas humanas son comprensibles y perdonables, precisamentes porque son humanas y por tanto imperfectas. Uno llega a la conclusión de que la gente “hace lo que puede” con su vida, sus ilusiones, sus sueños rotos, nostalgias, deseos, melancolías y alegrías.

Musicalmente, Lucho Guedes bebe del tango y el folclore argentino, el cual estiliza y desnuda reduciendo a la mínima expresión, creando melodías y armonías muy puras, impecablemente interpretadas.

La creación de este álbum ha tenido que resultar una empresa muy difícil, esto es algo que no admite duda después de escucharlo; como autor soy consciente del esfuerzo que conlleva escribir una serie de canciones “convencionales” con estructura tradicional y sencillos estribillos, con lo cual no me puedo imaginar el trabajo vertido en la creación de una obra tan sofisticada como esta.

El sonido del disco es muy cálido y despojado de adornos superfluos, renunciando a efectismos y utilizando acompañamientos muy sutiles en algunas de las canciones. Uno tiene la sensación de que Lucho está cantando en el salón de casa, lo cual es sencillamente perfecto para esta música. Consta de 14 canciones y resulta sin duda muy difícil escoger alguna como representativa del álbum, aunque si tuviese que llevarme un solo tema a la isla desierta escogería “Una mala noche”, cuya última frase da nombre al disco.

He dado a conocer el disco de Lucho a bastantes conocidos, colegas y familiares y he de decir que a nadie ha dejado indiferente su música; para mi es un soplo de aire fresco que, una vez más, demuestra la altísima creatividad que existe en Argentina. Deseo sinceramente que este disco pueda ser presentado en España como se merece y que tengamos la oportunidad de escuchar la música de este gran músico en directo.

Lo he dicho muchas veces y lo volveré a decir, si queremos que cambie el desatroso panorama cultural que vivimos, debemos empezar por valorar las obras que merecen de verdad la pena como este disco y pagar el ridículo precio que nos piden por algo que nos hará disfrutar en incontables ocasiones. El precio del disco es menor que lo que pagaríamos cualquier noche por una copa o una botella de vino en un modesto restaurante. Además, la calidad de cualquier streaming es mucho menor que la que podemos conseguir bajando la música de Itunes y esta música desde luego se la merece.

Recomiendo sin ningún tipo de reservas la escucha y compra de este disco, es una de las sorpresas más agradables que he tenido en muchísimo tiempo. Recomiendo asimismo visitar la web de Lucho en donde se pueden encontrar vídeos de actuaciones en directo.

Dejo el link de un vídeo con una de sus actuaciones, en donde aparece Lucho acompañado de Juan Quintero (otro grandísimo músico que merecería un nuevo post y al que voy descubriendo poco a poco gracias a youtube y que acompaña a dúo a Lucho a la 2ª guitarra y coro) y Ale Simonazzi (magnífico rapsoda que lee fragmentos de poemas y cuentos ). Una formación que funciona a las mil maravillas y resulta de lo más original y atractiva.

EL RAFA

Y este tema es quizás el más poético del disco, “MI NEGRA”.

Saludos desde la luz.

Anuncios