El Cofrecito

Hola a todos.
Hoy me he decidido por fin a hablar sobre uno de los discos que más me han gustado de los últimos años.
No es fácil hablar acerca de la obra de alguien a quien conoces y quieres, siempre se corre el riesgo de que los demás piensen que estás condicionado por la amistad y lo que dices no es una opinión sincera. Me gustaría que los que lean esto intentasen dejar de lado este hecho y me diesen un voto de confianza.
La trayectoria artística de Mamen García es amplísima y sé por propia experiencia que ella es (y lo es desde hace muchos años)  una de las cantantes más sólidas del panorama musical español; he tenido la suerte de que hayamos trabajado juntos en varias ocasiones y  he disfrutado al verla interpretar diversos papeles en Teatro (musical y de texto) y televisión.
Con todo este bagaje a sus espaldas (en el cual no profundizo porque no es el cometido de este post), resulta cuanto menos sorprendente que Mamen no sea una artista reconocidísima y que haya tenido problemas (y los siga teniendo) para publicar este disco o encontrar contratos  para mostrar su música en vivo, no puedo evitar pensar que esto no le ocurriría en otro país que no fuese el nuestro.
Acerca del disco y aún a riesgo de caer en el más típico de los clichés, decir que es una obra redonda en todos los sentidos. Musicalmente las trece canciones (todas originales) son impecables, con unas estructuras rítmicas y armónicas a prueba de todo análisis y unas melodías cautivadoras, inspiradoras y absolutamente recordables; siendo así se hace realmente difícil escoger una canción por encima de las demás, son todas magníficas. Los estilos abarcan desde el Samba de la primera canción (“Samba para una niña de Marzo”), hasta un magnífico Cha cha cha (“La base imponible”), pasando por boleros tan emotivos como  “Para no perderte” o “Como un milagro” (los dos destinados a convertirse en auténticos clásicos, si hubiese justicia…). Y hablando de las letras, descubrimos aquí una faceta más en la capacidad artística de Mamen, que nos sorprende y convence de su inmenso genio creativo.

Estoy convencido de que lo mejor que puede uno hacer por el mundo es volcarse en realizar lo que le permite su talento y dicta su corazón, por eso pienso que el mundo es mejor gracias a estas canciones.
Acompañan a Mamen en este disco algunos de los mejores músicos de jazz del país, como son Albert Sanz al piano, Javier Colina al contrabajo y Jorge Rossy a la batería, además de las colaboraciones de Antonio Serrano a la armónica, Agustín carbonel “El Bola” a la guitarra flamenca, Manuel Hamerlinck a la guitarra española y Carlos Martín al trombón y percusiones; asimismo, Mamen toca el piano en dos canciones (“canciones para nadie” y “La base imponible”).
El disco fue grabado como se graban los grandes discos de Jazz, con buenos músicos grabando juntos, el tiempo estrictamente necesario y tomas completas, lo cual se nota por la honestidad que resuena en cada una de las canciones – es un gusto escuchar cosas así, después de la avalancha de música hiper procesada que nos asalta cada día desde la radio y la televisión -.
Por último, destacar el disco como objeto, que refleja el inmenso cariño puesto en la realización del mismo. Desde la portada hasta el diseño del libreto, la inclusión de las letras de las canciones (muy de agradecer, le lleva a uno a la feliz época en que la escucha de un disco en si misma era suficiente excusa para sentarse en un sillón con la carátula entre las manos y pasar una hora escuchando y leyendo), los dibujos y fotografías, hacen del disco un objeto a atesorar, un “Cofrecito” lleno de secretos, sorpresas y recuerdos.
No me queda más que recomendar encarecidísimamente escuchar la maravillosa obra de Mamen y sugerir la compra de este disco, tanto físico como online  (si nos preguntasen qué valoramos más, si un café o una canción, no tendríamos duda de otorgar a la canción más valor; sin embargo, somos capaces de pagar más de un euro por un café y nos cuesta pagar noventa y nueve céntimos por una canción en Itunes…).

Dejo un vídeo de la grabación del disco en los estudios Cata de Madrid. Se trata de “La base imponible”

Saludos desde la luz.

Anuncios