El campo está estos días sumido en una quietud maravillosa, descansando y acumulando energía a la espera de los nuevos nacimientos que ocurrirán en primavera. Paseando entre niebla y llovizna he disfrutado esta mañana de una sensación nutritiva y tranquilizadora, la Naturaleza envuelta en silencio y quietud, te acoge como una Madre.

Me ha dado por pensar en el término que se usa en inglés para denominar a la selva, “rainforest” (literalmente, bosque de lluvia) y me ha parecido adecuado extender el término al resto del paisaje que hoy se halla dominado por la humedad y aparece cargado de futuras manifestaciones de la vida. “Rainworld”.

La época de lluvias se puede vivir como algo incómodo, frío, despacible… o por el contrario podemos fijar nuestra atención en la oportunidad que nos brinda este tiempo para aquietar nuestro ritmo frenético y dirigir la mirada al interior.

Siempre podemos sonreír a la lluvia y sacar el sol que llevamos dentro, solo hay que “elegir ser feliz”

Saludos desde la luz.

Anuncios